NOTICIAS

Poco espacio para la neutralidad

06 Febrero 2013 - 11:31 am
Foto: Getty Images
Por: Jorge Elías.

En 2004, el actual vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, reflexionó: “Queríamos cambiar al mundo y el mundo nos cambió a nosotros”.

Cinco años después, José Mujica alcanzó la presidencia de su país y, en una entrevista, soltó otra frase memorable: “Antes queríamos cambiar el mundo; ahora queremos cambiar las veredas”. En 1995, el popular “Pepe” fue el primer diputado con pasado tupamaro (movimiento de izquierda radical en los sesenta y setenta incorporado al Frente Amplio en 1989). Al arribar al Palacio Legislativo, en una moto Vespa, un policía no lo reconoció: “¿Va a demorar mucho, don?”. Era por la moto, estacionada en el espacio de los legisladores. “Si no me echan, cinco años”, respondió.

En América latina y el Caribe hay un cambio de actitud hacia la política, recuperada en los ochenta ante la inminente caída de las dictaduras militares como fichas de dominó, vilipendiada en los noventa en coincidencia con el vuelo propio que adquirió la globalización en todo el planeta y reivindicada en la década siguiente después de varias crisis en diferentes países. La política, en desmedro de los partidos tradicionales, comenzó a enmarañarse en los Estados nacionales hasta fusionarlos con los gobiernos de turno. Ya no sorprende que un mensaje presidencial sea, en realidad, electoral.

Del otro lado, oposiciones fragmentadas cuestionan esa falta de transparencia, pero en algunos países, curiosamente, aplican el mismo método cuando administran provincias o municipios. Los gobiernos llamados a sí mismos progresistas ensalzan un socialismo difuso, emparentado con el nacionalismo sin divorciarse del capitalismo, y tildan de derecha a secas aquello que representa o parece representar el libre comercio de los noventa o neoliberalismo. La revaloración del Estado como eje de la vida pública deja tan poco espacio para la neutralidad como Bush antes de la guerra contra Irak: están con nosotros o contra nosotros.

Tags
Compartir