NOTICIAS

Aplazan fecha para decidir cierre de escuelas en Chicago

30 Noviembre 2012 - 05:35 am
Foto: Autor: Steve and Sara. Licencia Creative Commons.
Las escuelas públicas tendrán más tiempo para decidir cuántos planteles cerrará el próximo año para reducir el déficit de presupuesto.

 

El Senado de Illinois aprobó el jueves ampliar cuatro meses el plazo para que las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) decidan cuántos planteles cerrará el próximo año para reducir el déficit de presupuesto en la enseñanza pública.

La directora ejecutiva de CPS, Barbara Byrd-Bennett, tendrá hasta el 31 de marzo próximo para examinar los 681 planteles existentes y elaborar la lista de escuelas que el distrito considera infrautilizadas y posibles para ser cerradas.

El plazo legal vencía mañana, pero la funcionaria pidió más tiempo para que una comisión especial consulte a la comunidad y haga recomendaciones.

La senadora demócrata Iris Martínez, que auspició la ley que ahora pasa a la firma del gobernador de Illinois, Pat Quinn, dijo que el Senado decidió por unanimidad otorgar el nuevo plazo.

"El plazo legal del 1 de diciembre obligaría a apresurar las cosas y podría ser contraproducente para la educación de los niños. El distrito necesita más tiempo para organizarse", declaró.

La junta educativa de Chicago ha sido muy criticada por la forma en que decide el cierre o consolidación de escuelas de baja ocupación o rendimiento.

Esta vez existe la posibilidad de que sean cerradas hasta 100 escuelas que suman unas 100.000 plazas vacantes.

Según cálculos de las autoridades, el presupuesto de la enseñanza pública tendrá un déficit de mil millones de dólares el próximo año y el distrito podría ahorrar entre 500.000 y 800.000 dólares con cada escuela que funciona a la mitad de su capacidad y que se podría cerrar.

La presidenta del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU), Karen Lewis, se opuso a la extensión y dijo que será "imposible" que el tercer distrito escolar del país en tamaño pueda resolver el problema de 100.000 vacantes en unos pocos meses, sin un plan maestro de largo plazo.

"Esto va a ser un desastre. Todo el mundo lo sabe", afirmó.

Como respuesta a algunas de las críticas, en la ley se establece que las escuelas que reciban estudiantes desplazados por el cierre de planteles estarán obligadas a respetar la política sobre tamaño de las clases, para evitar un exceso de alumnado.

CPS tiene 403.000 estudiantes, de los cuales 40 por ciento son de origen hispano.

 

Colaboración EFE

Tags
Compartir